Gastronomía asturiana


Gracias al privilegiado marco natural que caracteriza a Asturias la gastronomía ha sido siempre una de las más variadas y suculentas del panorama español, siendo un atractivo más para el turismo rural de la región.

La fertilidad y las características de las tierras de Asturias, unidas a su clima, son la base de una huerta con productos de gran calidad: tomates, patatas, lechugas, cebollas, repollos, berzas, pimientos son, entre otros, algunos vegetales de cocina que se han venido cultivando en Asturias con los mejores resultados gastronómicos.

De gran calidad ha sido tradicionalmente frutas y frutos como la manzana, la pera, la avellana, la nuez, la guinda, el higo o la castaña, por no hablar de los cultivos más recientes como el kiwi.

La leche, base de los quesos tradicionales (de los cuales podemos leer más a fondo en el blog de Turismo Asturias) y que constituyen una de las mayores riquezas de Asturias a nivel europeo.

El mar y los ríos proporcionan una gran variedad de peces y mariscos que enriquecen aún más las comidas y son compañeros frecuentes de la sidra, bebida muy popular en la región.

La carne en sus distintas variedades, es uno de los géneros que más caracterizan a la cocina asturiana. La más tradicional es el consumo del “gochu” (cerdo, objeto del no menos tradicional “samartín” (matanza) pero sobre todo fuente de embutidos tan típicos como las morcillas (con variantes como moscancias, bollas y fariñonas)  o los chorizos u otros menos conocidos como el chosco o el “butiello”.

En la tradición figura asimismo como plato festivo el “pitu de caleya” (pollo de corral), también la caza es importante, con especies tan significativas como el jabalí, el venado, el corzo o el rebeco. La ternera asturiana, de alta calidad, mantecosa, delicada y pálida, puede degustarse en platos donde se aprecia su sabor de forma más auténtica: solomillo, entrecot, al punto, a la piedra, etc… solos o acompañados de una deliciosa salsa Cabrales –elaborada en base a este excepcional queso-.

O como contrapunto de forma más elaborada en platos típicos como la “Carne Gobernada” (guisada en pequeños trozos), escalopines, cachopo, ternera en rollo, etc…

Imagen

Anuncios