Premios Príncipe Felipe


Los Premios Príncipe de Asturias constituyen la principal actividad de la Fundación Príncipe Felipe de Asturias, constituida en 1980 en una solemne ceremonia presidida por SS. MM. Los Reyes y S. A. R. el Príncipe de Asturias. Concedidos por primera vez en el otoño de 1981, han sido otorgados a personalidades e instituciones fundamentales para escribir la historia contemporánea de España y de los ámbitos iberoamericanos e internacional. Los Premios fueron creados como símbolo del carácter y de los fines de la Fundación y adoptando la denominación que históricamente pertenece al Heredero de la Corona de España. Están destinados a galardonar la labor científica, cultural y social realizada en el ámbito internacional por personas, equipos de trabajo o instituciones cuyos logros constituyan un ejemplo para la humanidad. Los premios se otorgan en ocho categorías diferentes: Artes, Letras, Comunicación y Humanidades, Ciencias Sociales, Investigación Científica y Técnica, Cooperación Internacional, Deportes y Concordia.

Cada premio consta de una dotación económica, una reproducción de la escultura original que Joan Miró creó y donó a la Fundación para este fin, un diploma y una insignia. El método para la proclamación de los ganadores es siempre el mismo: la Fundación distribuye anualmente en los cinco continentes miles de ejemplares del folleto de la  Convocatoria y Bases de los Premios. Las candidaturas son presentadas por academias, centros culturales o de investigación, universidades y otras instituciones de todo el mundo, o sus representantes. También presentan propuestas personalidades invitadas por la propia Fundación y los miembros de los jurados que lo deseen, de acuerdo con la atribución que les otorga el Reglamento. A medida que se reciben las candidaturas, se procede a recabar información de las mismas, a fin de completar o contrastar la documentación enviada por quienes la presentan. Se confeccionan entonces resúmenes de las candidaturas, que son enviados a los miembros del jurado. Los miembros del jurado, integrado normalmente por un número en torno a 20 personas, son elegidos por la propia Fundación entre reconocidos especialistas en cada una de las materias, buscando siempre una compensación plural y equilibrada. Sólo el Premio Príncipe Felipe de Asturias de la Concordia tiene un sistema diferente de selección del jurado, pues está integrado exclusivamente por miembros de los Patronatos de la Fundación. Cada premio se otorga por mayoría de votos.

Los galardones son entregados por S. A. R. el Príncipe de Asturias en una ceremonia solemne que se celebra cada otoño en el Teatro Campoamor de la Ciudad de Oviedo.

El Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias es un galardón concedido, desde 1990, por la Fundación Príncipe de Asturias al pueblo asturiano que destaque en «la defensa de sus más nobles valores, su entorno natural o ecológico, su patrimonio histórico, cultural o artístico, o en la realización de obras comunales u otras manifestaciones de solidaridad extraordinaria» y tiene como ámbito única y exclusivamente el Principado de Asturias. Este premio está concebido dentro de los Premios Príncipe de Asturias, siendo de carácter especial debido a la limitación territorial que establece.

Si deseais conocer más sobre Asturias os invitamos a conocer www.turismo-asturias.com donde podeis leer más sobre esta comunidad y sobre todo lo que ofrece al visitante.

Quirós


Se sitúa en la zona central de Asturias, en la cabecera del río Trubia. Limita al norte con Santo Adriano y Morcín, al oeste con Riosa y Lena, al este con Teverga y Proaza, y al sur con la provincia de León. La capital del municipio es Bárzana.

Prácticamente todo Quirós es zona de montaña –su máxima elevación es el pico del Fontán Norte, con 2417 metros, aunque es Peñarrueda, con 2155 metros, la más representativa, al divisarse desde cualquier punto del municipio- y posee una gran masa forestal en la que crecen numerosos hayedos –especialmente en L’Altu Ventana-, castaños, robles y fresnos, así como avellanos, guindales y manzanos, entre otros árboles frutales; también florece el acebo en las zonas altas. El clima de estas tierras es suave y húmedo en el valle y algo más duro en las áreas de mayor altitud.

El sector nororiental del municipio pertenece al Paisaje Protegido de la Sierra del Aramo, donde también se incluyen los municipios de Morcín y Riosa, y el meridional al Paisaje Protegido de Peña Ubiña, que comparte con Lena. Además de dos extraordinarios ejemplares de tejo y roble, enclavados en Bermiego, están declarados Monumentos Natural: el Teixu l’Iglesia y El Rebollón, de 15 y 13 metros de altura, respectivamente, aunque ambos en precario estado de conservación. Lo habitan, entre otros animales, jabaliés, corzos, rebecos y venados, junto a algunas especies protegidas como el lobo y el oso y, ya en áreas muy concretas, el urogallo.

La mayoría de la población vive de la ganadería orientada a la producción cárnica, pues buena parte del territorio es pradería dedicada a pastos, mientras el sector servicios se concentra fundamentalmente en la capital de municipio: Bárzana.

Si quereis conocer más sobre este municipio asturiano u obtener más información sobre turismo rural en Asturias os recomendamos visitar www.turismo-asturias.com

¿Qué hacer y ver en Asturias?


Imagen

Cuando tenemos planeado hacer un viaje o salir a conocer algún lugar casi siempre nos preguntamos ¿Qué puedo ver?, ¿qué actividades puedo hacer?, pues en Asturias realmente hay un amplio abanico de posibilidades… ¿Porqué?, bueno… pues por sus propias características, Asturias ofrece a propios y extraños hermosos paisajes, montaña, mar, actividades culturales y de ocio.

Uno de los lugares que es visita obligada en nuestra región es Covadonga donde se puede ver la histórica cueva, la colegiata de San Fernando del siglo XVII, la basílica, consagrada en el año 1901 y obra del arquitecto Federico Aparici a quien también se deben las trazas del hotel Pelayo, además de las llamadas Casas de los Canónigos y algunos otros edificios, además de los lagos Enol y Ercina que están integrados dentro del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga y Picos de Europa.

También se recomienda visitar las tres principales ciudades: Oviedo, Avilés y Gijón, las cuales ofrecen a los visitantes una amplia gama de actividades socio-culturales, una excelente gastronomía, monumentos, sendas y en el caso de Avilés y Gijón playas para aquellos que les guste disfrutar del mar.

De oriente a occidente podemos encontrar villas marineras con un encanto especial, como Llanes, Ribadesella, Lastres, Luanco, Candás, Luarca, Tapia de Casariego o Navia con sus playas únicas y que ofrecen maravillosas vistas del mar Cantábrico.

Gran variedad de rutas de senderismo, paseos en bicicleta, en caballo o en quad, descenso de canoas, descenso de cañones y escalada son solo algunos ejemplos de actividades de turismo activo dentro de la región, que serán deleite para los más aventureros.

Y para aquellos que disfrutan de la cultura una gran variedad de museos como el del Jurásico en Colunga, el de la Minería y la Industria en El Entrego, el de la Sidra en Nava o el del pueblo de Asturias en Gijón o lugares de referencia arquitectónica como el Centro Niemeyer en Avilés o la Laboral Ciudad de la Cultura en Gijón.

Como veis Asturias tiene mucho que ofrecer, así que si estáis planeando las vacaciones o unos días de descanso no lo descartéis, podéis encontrar ofertas de turismo rural muy asequibles para todos los bolsillos y que os permitirán disfrutar y relajar dentro de un bello entorno.

Si os interesa saber que más ver o hacer en Asturias os invitamos a visitar http://www.turismo-asturias.com donde encontrareis información de rutas, municipios, museos, etc. en la región.

Mitología asturiana


Para aquellos que les gusta Asturias, hacer turismo rural por la zona y disfrutar del entorno os ofrecemos un artículo sobre la mitología, algo tradicional de nuestra región.

Antes de hablar de la mitología asturiana debemos definir lo que es un mito. El mito es un relato que se transmite de generación en generación desde tiempos inmemoriales. No es inventado y pertenece a la memoria colectiva de una comunidad. Mediante la narración de determinados sucesos explica el mundo y el porque de las cosas y de las costumbres. Además, el mito es distinto del cuento popular e incluso de la superstición, pues ofrece una interpretación del mundo previa a la razón y la ciencia, y sirve de elemento de cohesión de una comunidad vinculada por la tradición. El conjunto de mitos de una sociedad es lo que configura la mitología.

Se ignora la antigüedad de los mitos que componen la mitología asturiana, se cree que su aparición está relacionada con el inicio del cristianismo en la región asturiana, entre los siglos III y el V. La evolución de ambos, cristianismo y mitología, ha llevado un recorrido paralelo en la mentalidad de los habitantes del viejo Principado de Asturias, que debido al secular aislamiento y atraso económico de la región, cobijó en sus recónditos valles e inaccesibles montañas una mentalidad arcaica, excelente caldo de cultivo para las supersticiones y mitos que hoy forman, deteriorados y evolucionados, lo que se llama “Mitología Asturiana”.

La mitología asturiana tiene un origen eminentemente rural. En ella pueden rastrearse influencias romanas, griegas y célticas, junto a otras de incierta procedencia que, según señaló Caro Baroa, pueden ser el resultado de “eruditas falsificaciones en la segunda mitad del siglo XIX”.

Los habitantes del mundo mitológico asturiano son seres sobrenaturales, vinculados generalmente a las fuerzas y elementos de la naturaleza. Los primitivos cultos animistas han dejado su huella en diferentes personajes como el  Nuberu, las Xanas y el Cuélebre, todos ellos relacionados con el agua. El Trasgu parece ser el equivalente de los duendes protagonistas de las leyendas germánicas. La Güestia se relaciona con otros mitos de similares características en toda Europa, como la Santa Compaña gallega. Todos estos mitos han llegado hasta nosotros por medio de la tradición oral, fundamentalmente campesina, y es por eso que están íntimamente vinculados con escenarios rurales y fuerzas de la naturaleza como tormentas, las fuentes, los bosques, a los que se atribuye un carácter y poderes sobrenaturales, lo que configura una visión del mundo de carácter animista.

La topografía le Asturias, plagada de rincones propicios a la fantasía, muchas veces envueltos en nieblas que dejan ver esos bosques frondosos, esas aguas transparentes o montañas riscosas, da lugar a que con semejantes características, fructifiquen creencias de fácil comunicación con el “más allá”, que propicien la creación de “genios” o “divinidades” relacionadas con todas las peculiaridades reseñadas.

Si queréis conocer más sobre Asturias visita la web www.turismo-asturias.com

La cultura castreña en Asturias


Dentro de los Monumentos de Asturias podemos encontrar varias muestras de Castros que enriquecen su patrimonio y ofrecen a los que disfrutan del turismo rural un añadido más en su recorrido por la región.

Y os estaréis preguntando ¿Qué son los castros?.. Normalmente eran poblados defensivos y constituían el tipo de poblamiento característico de la Edad del Hierro, se emplazaban en lugares destacados del terreno, con amplio domino del territorio circundante o de las vías naturales de comunicación, aprovechando los lugares en los que la propia naturaleza facilita el trabajo de atrincheramiento y defensa.

Cronológicamente, la cultura castreña abarca un tiempo de aproximadamente mil años (desde el 500 a.C. al 500 de nuestra era), si bien no faltan autores que enlazan la existencia de los castros con la época del bronce e incluso con la megalítica. La población castreña asturiana ocupa una larga franja que va desde el río Sella hasta el Navia, con una longitud de casi 140 km. En cuanto a profundidad supera los 200 km, adentrándose casi hasta Zamora y parte de Orense, lo que supone una extensión de casi treinta mil kilómetros cuadrados.

La zona Navia-Coaña-Boal-El Franco-Tapia de Casariego comprende, dentro de la castreña asturiana, los mejores muestrarios de esa cultura; razón más que suficiente para justificar su visita.

Como hemos dichos, los castros, además de ser una construcción defensiva, es un lugar de habitación. La vivienda más común es la circular con muros de piedra, con un diámetro de 4 a 5 metros, aunque también las debió de haber construidas de madera y otros materiales perecederos.

Sus habitantes practicaban la agricultura cerealista, que complementaban con la recolección de bellotas, tal y como refiriera el geógrafo Estrabón. También poseían ganados y en las zonas costeras se aprovechaban los recursos pesqueros. Tenían así mismo una metalurgia muy avanzada y en varios de los castros en curso de excavación se han descubierto crisoles y hornos para fundición.

Los castros podemos clasificarlos de varias formas:

–          Por su localización: Pueden ser marítimos o interiores.

–          En cuanto a su altura: Pueden ser los de zonas llanas que se situan en pequeños promontorios o de zonas más montañosas donde ocupan la parte alta de un pico o peña.

–          En cuanto a su fecha de ocupación.

Entre los Castros que podemos encontrar en Asturias están:

–          Campa de Torres (Gijón)

–          Castro de Chao Samartín (Grandas de Salime)

–          Castro de San Coaña (Coaña)

–          Castro de Mohías (Coaña)

–          Castro de Pendia (Boal)

–          Castro de San Chuís (Allande)

–          Castro de San Isidro (San Martín de Oscos)

–          Castro del Castelón (Illano)

–          Recinto fortificado del Cortín Dos Mouros (Santa Eulalia de Oscos)

Si deseáis obtener más información sobre este tema o alguno otro relacionado con Asturias podéis consultar http://www.turismo-asturias.com.

Portal de turismo de Asturias


Turismo Rural de Calidad en Asturias, Casas Rurales, Apartamentos y Hoteles Rurales para unas vacaciones con encanto en Asturias

Para aquellas personas que deseen disfrutar del turismo rural y de una gastronomía muy variada, Asturias es una excelente opción.

El Principado de Asturias por sus características ofrece a quienes lo visitan la posibilidad de desconectar de la rutina diaria, del stress de la ciudad y disfrutar de excelentes parajes que permiten disfrutar del paisaje, de la naturaleza y del entorno rural. Dispone de zonas de montaña y de costa, para los interesados en la cultura existen conjuntos etnográficos, museos, iglesias y actividades de ocio tales como teatro, danza, cine, exposiciones, conferencias y talleres, con lo que se está cerca de las actividades propias de una ciudad pero dentro de un entorno tranquilo y relajado.

El turista encontrará en el lugar que visite algún establecimiento que le permita degustar de la gastronomía propia de la zona, muy variada y rica, puesto que ofrece carnes, pescados y mariscos, postres y platos de gran calidad, y todo ello acompañado de un buen vino o de la tradicional bebida asturiana: la sidra. Con lo que se añade una razón más para visitar la región y “saborearla”, pues en muchos de los municipios asturianos a lo largo del año se realizan eventos como jornadas gastronómicas que permiten ver de cerca las tradiciones festivas de la región, el folclore y las costumbres de la región.

Productos con denominación de origen certifican la calidad de los productos que se elaboran en Asturias y aseguran el disfrute a los paladares más selectos.

El turismo y la gastronomía en Asturias van de la mano, consiguiendo hacer de la estancia de quienes la visitan un recuerdo inolvidable.

Quien viene a Asturias no debe perderse un buen plato de fabada, un delicioso arroz con leche, unos frixuelos, un buen vaso de vino o un “culín de sidra”, seguro que no se arrepentirá.

Portal de turismo de Asturias, Portal de turismo de Asturias, Portal de turismo de Asturias

Portal de turismo de Asturias


Turismo Rural de Calidad en Asturias, Casas Rurales, Apartamentos y Hoteles Rurales para unas vacaciones con encanto en Asturias

Portal de turismo de Asturias, Portal de turismo de Asturias, Portal de turismo de Asturias