Asturias y el turismo cultural


Asturias atesora un gran patrimonio cultural debido a su gran carga histórica y forma parte de su identidad ofreciendo a sus visitantes un referente turístico de primer orden. Comenzando por las manifestaciones artísticas, reconocidas por la UNESCO, como patrimonio Mundial: el Arte Rupestre Paleolítico y el Prerrománico hasta las instalaciones culturales más modernas.

Desde el Occidente hasta el Oriente las muestras de su cultura se ven reflejadas. Ciudades como: Avilés, Oviedo y Gijón son lugares de visita obligada, cada una de ellas con su propia personalidad.

Asturias posee una extensa diversidad cultural, prueba de ello es que conviven yacimientos arqueológicos, torres y templos medievales, casonas nobiliarias, castilletes mineros, establecimientos industriales y un patrimonio etnográfico que sorprende a cada paso, por lo que quien lo visita disfruta no solo de preciosos paisajes de montaña o de costa, sino también de una amplia gama de ofertas culturales.

Además, aunque Asturias no es una región muy extensa, dispone de tradiciones muy enraizadas que ofrecen un atractivo cultural importante a propios y extraños. Un ejemplo de ellas son sus fiestas, que muestran la naturaleza de Asturias y de los asturianos.

Asturias también tuvo cambios importantes durante los siglos XIX y XX debido a la industrialización y a la emigración y todo ello se ve reflejado en su territorio.

Existe la distinción de “El Premio Príncipe de Asturias” que se otorga a aquellos pueblos que conservan sus tradiciones, su modo de vida y sus valores que no se ven alterados a pesar del progreso. En ellos podemos ver construcciones centenarias como los hórreos, paneras y molinos que muestran más encantos de esta región.

Pasando desde las cuevas prehistóricas hasta construcciones tan modernas como el Centro Niemeyer el turista puede disfrutar de todas las actividades de ocio y culturales que Asturias le ofrece, todo ello acompañado de una excelente gastronomía y de la hospitalidad de su gente.

Anuncios